El presidente del Fondo Ambiental de El Salvador, Koky Aguilar, realizó una visita al cantón Tacubita, del departamento de Ahuachapán, el pasado 29 de agosto; con el objetivo de gestionar ayuda a una familia de escasos recursos, que necesita una nueva vivienda.

Rosenda Chanico Arévalo, habitante del Caserío Los Chanicos, de dicho cantón, contactó al titular de la autónoma, para obtener ayuda, pues su casa  ya no cuenta con las condiciones adecuadas para albergar a su familia. Según ella, láminas podridas, goteras, infraestructura débil, y un espacio demasiado reducido; son las razones por las que la vivienda debe reconstruirse. El presidente del Fondo, comentó el caso a personas altruistas, que decidieron regalar una nueva casa al grupo familiar.

Presidente de FONAES, junto a beneficiarias de la nueva vivienda, y un miembro del equipo que la donará.

Al momento en que el equipo de FONAES, junto a los benefactores que proveerán el nuevo hogar a Rosenda, se disponían a subir al cantón; encontraron un bloqueo en las vías de acceso al lugar, debido a  que manifestantes exigían mejoras en las condiciones del agua que se proveen.

Vecinos del caserío Los Chanicos cerraron el acceso a transeúntes, para visibilizar su problemática, y pedir  la construcción de un  pozo para abastecerse de agua, ya que los nacimientos naturales de donde se proveen, están contaminados. Juan Borja, habitante de la zona, expresó: “Son 220 hogares que se abastecen de nacimientos contaminados con azufre, de forma natural, pues el cerro emana vapor y azufre”, refiriéndose a la cordillera de Apaneca.

El presidente del FONAES, expresó a los manifestantes su preocupación ante esa situación, por lo que les pidió acceso al lugar, para constatar los nacimientos de agua con contaminación. El titular de la autónoma, y su equipo, visitaron la escuela del cantón, para verificar el tipo de agua que consumen los niños; además,  subieron al nacimiento de agua, ubicado en la cordillera, donde era evidente la presencia de ausoles y azufre.

Además, el equipo del Fondo, se dirigió con demás personas de la manifestación, hacia el caserío Los Amates, donde verificaron el nacimiento de agua donde se abastece esa comunidad, y notaron la presencia de tierra en el vital líquido. Según Judith Fabián, afectada por la problemática, el caserío Los Aguirre también padece la misma situación. En total, la zona alberga a tres comunidades que padecen la falta de vital líquido apto para su uso y consumo.

El titular de la institución, Koky Aguilar,  expresó: “Necesitamos que se acrediten con nosotros, como ADESCO, para ver de qué forma podemos trabajar con ustedes. Estos problemas son comunes en nuestro país, por el descuido de otros gobiernos; pero sabemos que nuestra gente necesita soluciones”.