El presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), Koky Aguilar, en conjunto con el titular de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC), Juan Carlos Salmán; continúan haciendo gira de entrega de provisiones, a personas que sufrieron afectaciones por las lluvias. La jornada de ayer, se realizó en el municipio de Rosario de Mora,  San Salvador, y en el Puerto de La Libertad, del departamento de La Libertad.

Los funcionarios llegaron  a las 3 de la tarde al cantón El Carrizal, de Rosario de Mora, donde proveyeron kits a 55 hogares de la comunidad El Cuzuquito, entre los cuales, en su mayoría, había personas de la tercera edad.

La segunda parada del tour de donaciones, se efectúo en el caserío La Esperanza #1 y #2 (Rosario de Mora), donde se entregaron provisiones no perecederas, a al menos 60 familias de escasos recursos, que resintieron el temporal que afectó al país a inicios de semana.

Luego, el equipo de FONAES y  DIGESTYC, se trasladó al municipio de la Libertad, de La Libertad, donde les esperaban dos comunidades más, que sufrieron inundaciones a causas de las lluvias torrenciales, que generaron alerta para todo el territorio nacional. El tercer destino del viaje, fue el caserío Toluca, donde 60 grupos familiares, recibieron un kit de víveres.

“Hemos venido, porque nuestra misión como gobierno, es estar atentos a sus necesidades. Sabemos que la situación climática, complicó el estado de sus hogares; pero hoy, gestionamos el traerles provisiones, para amortiguar un poco, la problemática que hemos tenido que enfrentar”, manifestó el presidente del Fondo, Koky Aguilar, a los pobladores de Toluca.

La cuarta entrega de alimentos, se efectuó en el cantón La Cangrejera, de La Libertad, para beneficiar a 42 hogares, que esperaron a los servidores públicos, al finalizar la jornada. En total, durante el Tour de Donaciones, se entregaron 217 kits de alimentos no perecederos, gracias a la gestión del presidente de FONAES, Koky Aguilar, del director de DIGESTYC, Juan Carlos Salmán,  a la buena voluntad de la Asociación Ágape El Salvador, y de personas altruistas, que donaron parte de los víveres.