El Derecho Ambiental y su aplicación desde el Fondo Ambiental de El Salvador.

Con la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 19721, celebrada en Estocolmo, Suecia; se inició una nueva dinámica mundial en relación a la normativa ambiental y al enfoque e importancia de esta estructura jurídica que como otras, pretende regular las acciones y omisiones humanas en relación con el medio ambiente. No obstante este avance, lo alcanzado en esta Conferencia se catalogó como “legislación blanda” o “soft law”2.

Posterior a la Conferencia de Estocolmo y ante el aumento de la alarma ambiental, se elaboró el Informe Brundtland3, el cual, fundamentalmente trazó las líneas para el desarrollo sostenible. Era urgente definir cómo garantizar el bien común sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras.

En 1992 se celebra en Río de Janeiro, Brasil, la Cumbre de la Tierra, o “Cumbre de Río”4; en ella se alcanzaron logros significativos en materia de derecho ambiental internacional: se aprobó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático5, la Convención sobre la Diversidad Biológica6 y la Agenda 217.

El desafío fue la adecuación de las normativas internas de los países a los principios contenidos en esos instrumentos.

En El Salvador, se aprobó en 1998 la Ley del Medio Ambiente8 y con ella la entidad rectora: el Ministerio de Medio Ambiente.

El Fondo Ambiental de El Salvador por su parte, surgió en 19949 con el objeto de ser la entidad competente para percibir, administrar y destinar recursos para el financiamiento de proyectos, planes, programas en materia ambiental.

Recientemente, el Ministerio de Medio Ambiente y el Fondo Ambiental de El Salvador convergen en el propósito de que este último sea una entidad especializada que pueda captar fondos provenientes de las compensaciones ambientales derivadas de la autorización de proyectos por parte de aquel10. Cumpliendo así con uno de los mandatos de la Ley del Medio Ambiente.

Con la creación de la jurisdicción ambiental11, el FONAES también ha pasado a jugar un rol importante, ya que las sentencias judiciales condenatorias por afectación negativa a los bienes naturales, se remiten a este Fondo junto con sus respectivos recursos financieros en concepto de condena para que se ejecuten acciones de restauración y conservación del medio ambiente.

 

1 https://www.dipublico.org/conferencias/mediohumano/A-CONF.48-14-REV.1.pdf

2 https://dej.rae.es/lema/soft-law

3 https://www.un.org/es/ga/president/65/issues/sustdev.shtml

4 Ibid 3

5 https://www.miteco.gob.es/es/cambio-climatico/temas/el-proceso-internacional-de-lucha-contra-el-cambio-climatico/naciones-unidas/CMNUCC.aspx

6 https://www.un.org/es/events/biodiversityday/convention.shtml

7 https://www.un.org/spanish/esa/sustdev/agenda21/index.htm

8 Decreto Legislativo Nº 233 del 4 de mayo de 1998.

9 Decreto Nº 23 de fecha 16 de junio de 1994.

10 Acuerdo entre el MARN y el FONAES, 2013.

11 Decreto Legislativo Nº 684, de fecha 22 de mayo de 2014.

Título
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017
Derecho Ambiental 11 mayo, 2017