El presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), Jorge Aguilar, participó en el lanzamiento del programa “SOS ríos limpios”, impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), el pasado 21 de junio.

La iniciativa, que el Gobierno del presidente Nayib Bukele pone en marcha,  surge con el objetivo de limpiar seis ríos principales del país:

  • Río Grande de San Miguel
  • Río Acelhuate
  • Río Paz
  • Río Goascorán
  • Río Sucio
  • Río Suquiapa.

“Es parte de la misión de este gobierno el cuidar, conservar y restaurar nuestros ecosistemas. En ese sentido, queremos lanzar este programa, porque necesitamos actuar de inmediato”, expresó el titular del MARN, Fernando López.

El evento también contó con la presencia de las máximas autoridades del Ministerio de Obras Públicas y el Ministerio de la Defensa Nacional; además de la asistencia de representantes de organismos internacionales, como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El anuncio del plan, se efectuó en la comunidad Puertecito Ramírez, ubicada en Puerto Parada del departamento de Usulután, que fue sede de la primera intervención de recolección de desechos sólidos, suscitada posterior al acto de lanzamiento.

La segunda fase para la ejecución del proyecto, consistirá en  “hacer una reunión de emergencia con los alcaldes de los municipios identificados”, en la que se expondrán temáticas para acordar un manejo más eficiente de los desechos sólidos.

Según el titular del MARN,  el tercer paso de “SOS ríos limpios”, consistirá en implementar biobardas  en los lugares más críticos de los ríos, que atrapen los desechos. Este punto, contará con la intervención del Gobierno de Guatemala, y tiene como objetivo la extracción del plástico, que después será vendido a empresas recicladoras.

La última acción del plan, tiene que ver con la sustitución y reducción de plástico de un solo uso, en la cual,  el Gobierno será el primero en sacar de sus compras anuales productos de plástico como removedores, vasos, pajillas, desechables e implementará una cultura ambiental orientada a la reducción de desechos.

El trabajo articulado entre instituciones, y la implementación de planes de esta magnitud, permitirá la agilización del saneamiento que los ecosistemas del territorio nacional requieren con urgencia.